Dulcería - pastelería fundada en 1942 por Juan Fuentes Cordero y su esposa, Celestina Martínez Suarez.


Comenzaron su pequeño negocio con la elaboración y venta de bollería y panadería. Los dulces, tanto de origen local (heredados en su mayor parte de la excelente repostería portuguesa) como regional que más se producían, y que en estos días se continúan haciendo eran: raibiñas, pestiños, asubias, tomatú, chicharrones, cabacas, roscos fritos, etc...

Los fundadores con sus hijas, Rosa y Carmela

Transcurrido algunos años, comienzan a elaborar su dulce típico bajo el nombre de TÉCULA MÉCULA (marca registrada), realizado a base de almendra y yema. No es conocido el significado de técula mécula, aunque nuestros abuelos nos transmitieron similitud con "para ti-para mi", "para compartir".

Los fundadores, antes de comenzar con esta actividad, regentaban una fonda donde atendían a sus huéspedes y, al parecer, uno de ellos no pudo pagar su factura de alojamiento y les dio como contraprestación un viejo baúl donde se encontraban algunos libros y recetas de cocina, siendo una de ellas los ingredientes y elaboración de la técula mécula.

Durante los últimos 30 años la gestión de la pastelería ha estado en manos de Rosa y Carmen Fuentes, hijas de los fundadores y quienes han intentado mantener el mismo espíritu que sus padres en cuanto a calidad de los productos así como un trato muy personal y directo con los clientes.

Con unos 70 años de actividad y no sin dificultades en muchos momentos de su trayectoria, Casa Fuentes se encuentra en la tercera generación de sus creadores y continúa elaborando bolleria y pastelería fina, Gracias a la fidelidad y cariño de sus clientes y trabajadores.


Juan Fuentes y Celestina, fundadores

Juan y Celestina, fundadores de la pastelería Casa Fuentes. Juan, comenzó a trabajar como dependiente en una panadería . Después montó una fábrica de hielo. Era conocido como “Juanito el de la fábrica”. Celestina, por su parte , ayudaba a sus padres y restauraba pequeños muebles. El matrimonio se inician en el mundo de la dulcería con repostería típica local (raibiñas, pestiños, asubias….) que amplían con pastelería fina . Durante algunos años también elaboraron polos y helados.


Sus hijas: Rosa y Carmen Fuentes Martínez

Sus dos hijas, Rosa y Carmen Fuentes Martínez, continuaron con el negocio que sus padres iniciaron. Se casaron y durante alguna época Carmen vivió en el campo y Rosa se trasladó a Madrid. Carmen fija su residencia definitivamente en Olivenza y desde entonces permanece hasta su fallecimiento al frente del negocio.


Carmen Fuentes Martínez

También conocida en la localidad como ­Carmela ­. Persona alegre, cariñosa y sencilla.. Transmitía siempre ilusión , vivía para el negocio y le encantaba el mostrador con quién compartió su vida hasta el 2005, año de su fallecimiento. Sus hijos son los propietarios actuales de la Pastelería Casa Fuentes y son los encargados hoy de intentar mantener ese espíritu luchador de Carmela.


3ª y 4ª Generación

Con la misma ilusión que sus fundadores, actualmente la gestión de la pastelería recae en los hijos de Carmen Fuentes quienes, a pesar de las dificultades del momento, intentan mantener y transmitir fuerza y trabajo a toda su plantilla así como calidad en todos sus productos.

Gracias a la apertura de nuevos puntos de venta se han podido incorporar a la empresa empleados jóvenes y , en esta linea , una biznieta de los fundadores trabaja como dependienta para adquirir experiencia y aporte nuevos conocimientos para su gestión.